Píldoras de Veterinaria para Ganaderos (I): La inmunoterapia veterinaria

pildoras_veterinaria

Aunque las decisiones relativas a los medicamentos veterinarios que se administran en tu granja recaen en tu veterinario, desde Laboratorios Ovejero inauguramos una saga de contenidos enfocada a proveerte de algunas nociones básicas o píldoras de conceptos veterinarios que se manejan en el día a día de las explotaciones que diriges. En este capítulo abordamos el concepto de la inmunoterapia veterinaria, herramienta terapéutica de moda y en boca de todos, tras sus éxitos en la medicina humana,  y cuyos beneficios ya se están disfrutando en la salud animal, principalmente en programas de calidad de leche y reproducción.

¿Qué es la inmunoterapia? Diferencia con las vacunas

Desglosando el concepto en inmuno + terapia, la inmunoterapia es un tipo de tratamiento (terapia) que sirve para prevenir y tratar enfermedades mediante la estimulación de las defensas naturales (inmuno) del organismo humano o animal.

Esto se logra usando determinadas sustancias que estimulan y modulan la respuesta inmune del organismo del ser vivo, consiguiendo una respuesta de sus defensas determinada que permite mejorar o restaurar la salud afectada por la enfermedad.

La diferencia entre inmunoterapia y vacunación es el tipo de respuesta que da el sistema inmune:

En la vacunación se da una respuesta específica inmune humoral mientras que en la inmunoterapia la respuesta es celular. Es decir, en la vacuna se crean anticuerpos específicos frente a los patógenos que lleva la vacuna, y solo sirve frente a esos agentes infecciosos concretos (E coli, por ejemplo), con lo que el organismo crea defensas frente a esos patógenos. Mientras que en la inmunoterapia se activa una respuesta celular, que activa la primera línea de combate (neutrófilos, macrófagos, linfocitos…) que permite luchar frente a cualquier tipo de patógeno. Con la inmunoterapia veterinaria se potencia la fagocitosis, lo que le permite «comerse» cualquier tipo de patógeno, ya que los macrófagos y neutrófilos no son específicos frente a un patógeno concreto como son los anticuerpos.

La vacunación es lenta (necesita varias semanas para crear anticuerpos por primera vez), tiene memoria (cuando entra un patógeno frente al que está vacunado ya sabe cómo crear anticuerpos rápidamente y por lo tanto defenderse mejor) y es de larga duración (llega con revacunar cada 6 meses en general para seguir protegidos) La inmunoterapia es rápida (horas para activar la primera línea defensiva), no tiene memoria y de corta duración (por eso hay que repetir la dosis a los 15 días y después cada mes)

Todos estos conceptos los podemos comprender mucho mejor visionando el vídeo que viene a continuación, en el que además se muestra un caso de éxito de aplicación de inmunoterapia veterinaria en una granja de ovino en la provincia de Cuenca.

El éxito de la inmunoterapia en salud humana: Nóbel de Medicina 2018

La inmunoterapia, lejos de ser una moda, está en plena cresta de la ola, no en vano el último premio Nobel (2018) ha recaído en los padres de esta disciplina.

Los avances en este campo han sido tan espectaculares que con la estimulación y modulación del sistema inmune se ha conseguido atacar a las células tumorales como base de una terapia que ha revolucionado el abordaje del cáncer en los últimos años, empleándose ya con éxito en la lucha contra varios tipos de tumores incluso en casos de metástasis avanzada.

Pero los beneficios de la inmunoterapia no se quedan sólo en el campo de la salud humana, sino que también los podemos encontrar en el campo de la medicina veterinaria con un doble objetivo: prevenir y tratar las enfermedades que afectan al ganado diezmando su salud y poniendo en peligro la productividad de tu explotación.

La inmunoterapia veterinaria, una alternativa clara a los antibióticos.

Hace ya muchos años que los mismos principios de la medicina humana se usan en medicina veterinaria, en la que se han elaborado soluciones de inmunoterapia para la salud animal.

En la industria farmacéutica veterinaria se han producido inmunomoduladores de última generación que ayudan a veterinarios y ganaderos en su día en las explotaciones.

Un caso claro de trabajo en esta línea es el de Laboratorios Ovejero, donde en 2016 culminamos muchos años de investigación sacando al mercado un medicamento inmunoterapéutico registrado no sólo para prevenir, sino también para tratar la mastitis causada por infecciones por Staphylococcus Aureus, una enfermedad que es un auténtico padecimiento para el animal y un lastre económico para las granjas de producción lechera.

Este tipo de tratamientos innovadores comulgan totalmente con las nuevas medidas propuestas para atajar el problema de las resistencias a los antibióticos, que como todos sabemos amenazan a la salud animal y humana, con unas consecuencias a largo plazo estremecedoras (primera causa de muerte en humanos en 2050) y grandes pérdidas económicas en ganadería.

A la vista del problema, hay que ir buscando soluciones eficientes y eficaces, y la inmunoterapia se presenta como es una excelente herramienta para reducir y optimizar el uso de antibióticos.

Usos y beneficios de la inmunoterapia veterinaria.

Las aplicaciones de la inmunoterapia son múltiples y crecientes, pero en este artículo queremos mencionar especialmente 2 de ellas: Programas de Calidad de leche y reproducción.

En programas de calidad de leche, el uso de la inmunoterapia puede, dependiendo del daño en la ubre, reducir el promedio de RCS (Recuento de Células Somáticas) en un 12% en tanque, y aumentar la producción de leche en un 10%.

El coste que supone el tratamiento de un animal enfermo por mamitis, los riesgos que entraña la posible contaminación al resto del ganado y las pérdidas productivas asociadas a esta enfermedad, suponen importantes pérdidas económicas para los ganaderos.

En este sentido, aplicar técnicas que apuesten por la inmunoterapia para controlar el desarrollo de estas enfermedades pueden significar un ahorro considerable para las producciones ganaderas. En términos de costes directos e indirectos, podríamos estar hablando de hasta 750 € por vaca y año (dependiendo del momento en que se inicien los tratamientos) además de evitar al ganadero una serie de costes emocionales que se traducen en frustración y sensación de pérdida de tiempo

En relación con los programas reproductivos, el uso de inmunoterapia en el momento de la inseminación puede ayudar a aumentar la tasa de fertilidad en torno al 7-8% anual.

A la vista de estas cifras, es deducible que el uso de la inmunoterapia se convierte rápidamente en beneficios para el ganadero, que consigue reducir costes por tratamientos y mitigar las pérdidas que le producen las enfermedades, aumentado la productividad de la granja y los rendimientos.

La inmunoterapia veterinaria no es cara. 

Los tratamientos con inmunoterapia veterinaria están al alcance de todos en el mercado. No son ni caros ni exclusivos como pudiera deducirse de su uso en medicina humana.

Desde Laboratorios Ovejero fomentamos su uso dentro del Programa PIROA, que es nuestro programa estrella para ayudar a toda la cadena de producción a reducir y optimizar el uso de antibióticos en ganaderías de producción.

Si estás interesado en implantar dicho programa que hace uso de la inmunoterapia, no dudes en consultarlo con tu veterinario. También puedes pre-registrarte en el mismo haciendo click aquí o en el anuncio que aparece a continuación.  Anímate!

 

Posts Relacionados


Píldoras de Veterinaria para Ganaderos (I): La inmunoterapia veterinaria

Aunque las decisiones relativas a los medicamentos veterinarios que.

Queremos ayudarte

¿HABLAMOS?