Semana Mundial de la Inmunización: Claves para maximizar la eficacia de las vacunas

Del 24 al 30 de abril se ha celebrado la Semana Mundial de la Inmunización, promovida por la OMS (Organización Mundial de la Salud)
Con esta campaña, se pretende concienciar de la importancia de las vacunas para mejorar la calidad de vida de las personas.
Laboratorios Ovejero lleva años promoviendo este mensaje, pero lógicamente en el campo de la salud animal, poniendo su granito de arena en el One Health, un movimiento que busca la sinergia entre la atención médica humana y animal para mejorar el bienestar de todas las especies de ganadería.
En esta línea, hemos querido centrarnos en la importancia de la inmunización para disminuir y optimizar el uso de antibióticos y frenar así la resistencia a los mismos, potenciando el uso de la inmunoterapia veterinaria, campo en el que somos líderes, con el objetivo de activar el sistema inmune de los animales para tratar ciertas enfermedades.
Para entender perfectamente todos los conceptos relativos al uso de vacunas e inmunoterapia veterinaria y la forma de maximizar su eficacia, no te pierdas la entrevista con AgriNews en Figan 2019 de nuestro responsable en Bioseguridad e Inmunoterapia, Gabriel Moyano, en la que habla de la potenciación de la inmunidad como barrera de prevención y lucha contra las enfermedades.
Puedes disfrutarla en formato vídeo o leerla en las siguientes líneas:

Entrevista: Claves para maximizar la eficacia de las vacunas y la inmunoterapia en ganadería

Pregunta Agrinews: ¿Cuáles son los principales puntos a tener en cuenta a la hora de administrar una vacuna y lograr la máxima eficacia?

Respuesta Gabriel Moyano: Lo que hay que entender es qué queremos hacer con esa vacunación y cómo actúa el sistema inmune. El sistema inmune reconoce los antígenos y lo que es externo al cuerpo, lo detecta y lo ataca para destruirlo. Y no solo eso, sino que hemos aprendido, que somos capaces de memorizar y decir: “esto que me ha atacado lo voy a aprender, cuando vuelva a por mí voy a responder todavía más rápido”. Esa es la filosofía de la vacunación. Queremos enseñar al cuerpo a responder frente a algo que no conocería teóricamente, queremos que cree esa memoria inmunitaria, esa inmunidad, frente a enfermedades que hay en el exterior y que le pueden atacar.
Entonces, toda respuesta inmunitaria implica una activación del sistema inmune. En caso de la inmunoprofilaxis, de la prevención, lo que se busca es administrar una vacuna a un animal, que ese animal genere anticuerpos por medio del sistema inmune y reconozca esos antígenos que ponemos en la vacuna, y cree esa memoria. Por ejemplo, con la inmunoterapia veterinaria (que nosotros también trabajamos en ese otro apartado de potenciación de la inmunidad), potenciamos que las células que reconocen esos antígenos actúen de manera más rápida.

Imagínate trabajar con el enfoque siguiente (reduciendo incluso el uso de antibióticos): previenes con las vacunas, ese cuerpo reconoce y sabe lo que le va a atacar, está preparado y encima están las células, que reconocen estos antígenos, están listas mediante la potenciación de la inmunidad celular. Es el enfoque perfecto y yo lo considero del futuro.
Y ahora me dices, “¿qué puedo hacer para que las vacunas funcionen, para que actúen mejor?”. Imagina que vives en el centro de España y te vas a Alicante en coche con las ventanas abiertas a las 5 de la mañana, sin dormir, sin comer, sin beber y llegas a Alicante a la playa. Estás estresado, probablemente te dolerá la cabeza, tendrás principio de catarro, tos, estornudos. Si tú aplicas una vacuna en ese momento, el cuerpo no va a tener la energía, la capacidad de reconocer esos antígenos. La respuesta th1, que reconocen los agentes agresores, no van a tener la capacidad de responder, por lo tanto, no se generará la inmunidad, ni la memoria y la vacuna será inefectiva.

Principio básico: un animal en correcto estado sanitario y de alimentación, básicamente en un correcto estado general, va a responder de una manera adecuada a una vacunación.
Entonces, como principio general, vacunar a un animal que no tenga la capacidad de responder, en una situación que su sistema inmune no responda apropiadamente, es perder un recurso, perder una oportunidad.
Vas a conseguir niveles bajos de anticuerpos, de memoria, y por tanto tienes mucha posibilidad de que sea inefectiva. Otro error básico o clásico es vacunar cuando todavía hay memoria maternal. Los recién nacidos han recibido unos anticuerpos por el calostro, si esos anticuerpos están presentes y tú vacunas antes de tiempo, sus anticuerpos van a actuar frente a la vacuna que estás poniendo y ese animal, que tú quieres proteger, no va a tener tiempo de generar esa memoria.
Yo creo que son dos puntos básicos medios los que se pueden manejar: animales en correcto estado general, que tengan la capacidad de responder a esa vacunación y animales que no tengan una inmunidad maternal. Son como dos pasos previos, luego puedes complicarte, depende del tipo de vacuna, los adyuvantes etc. Pero bueno, yo creo que valoraría esas dos cosas.

Posts Relacionados


Píldoras de Veterinaria para Ganaderos (I): La inmunoterapia veterinaria

Aunque las decisiones relativas a los medicamentos veterinarios que.

Queremos ayudarte

¿HABLAMOS?